Podium Latinoamérica

Sabías que los vestidos mas románticos se llevan con zapatos masculinos

Hay muchas firmas que representan bien el arquetipo de los vestidos románticos, pero pocas tan minuciosas y certeras como Erdem. La firma de Erdem Moralioglu lleva quince años posicionándose como uno de los adalides de la delicadeza, la querencia victoriana y cierta esencia inglesa; características que descansan en las flores, los ramilletes vegetales, los colores suaves y, por supuesto, en los vestidos románticos. Y no es que no haya otro tipo de piezas en la casa, sino que esta categoría es una de las más prolíficas y populares al encajar bien (para qué mentir) con el constructo tradicional de feminidad. Quizás por eso es una de las prendas más repetidas en Erdem y también uno de los hilos conductores de la colección resort 2022 que acaban de presentar.

La propuesta de Moralioglu es un repaso a su trayectoria, una suerte de autohomenaje que apela a esa figura de los ingleses y que pasa lo romántico por el filtro de lo “racional”, según sus propias palabras. Un término alineado con lo práctico y que se materializa en siluetas más relajadas, faldas que van de lo rectilíneo a lo fluido y partes de arriba que combinan lo sobrio con cuellos XL. Todo ello, claro está, sin dejar de lado las flores, los bordados, la transparencia, el satén y la organza, en un equilibrio delicado pero cuidado que rescata prendas que todavía apelan a la sensibilidad del director creativo a pesar de que hayan pasado años desde su creación. “No hay nada malo en referenciarse a uno mismo”, ha dicho a Vogue.com. “Es una buena manera de mirar el corpus de lo que has creado durante estos últimos quince años”. Esta es una estrategia que se ha demostrado más que efectiva en el pasado, y una manera de tocar el hombro de una clientela fiel (o de los seguidores que todavía no forman parte de ese grupo). Pero es una que requiere de pequeños giros que añadan novedad, y ese estaría, entre otras cosas, en la labor de estilismo contenida pero contundente: todos los vestidos románticos se han completado con zapatos masculinos.

Los brogues o zapatos acordonados son de uso universal, pero teniendo en cuenta sus formas y el contexto de los clichés bien entendidos, es fácil catalogarlos como tal, a pesar de que su historia en el armario femenino no es corta. La verdadera cuestión está, quizás, en que tienen una estética diametralmente opuesta a la de los vestidos románticos: si en las prendas hay flores, tonos crema y amarillos y acabados satinados, en los zapatos hay colores oscuros y la sobriedad más absoluta. Una contraposición que crea una tensión visual magnética que siempre, siempre funciona, como sucedió hace dos veranos con los vestidos cortos de color negro y los zapatos colosales. Las medidas son más comedidas en estos Oxford, pero hay un rastro de ese estilo monumental (y a veces colegial) en ellos, que encaja incluso con los vestidos que se considerarían puramente nocturnos o festivos, como los de corte lencero o los de guipur.

Fue publicada originalmente en

Vogue 
Por
Marí José Pérez Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODIUM LATINOAMÉRICA

Podium Latinoamérica es la revista ícono de la moda internacional y ahora local. Cuya misión es representar una imagen sólida, dinámica e innovadora siendo una plataforma de exportación no solo de moda sino también de arte, turismo y sector textil en el Perú.

DIRECTORA: JESSICA GARIBALDI

CORREO: jgaribaldi@podiumlatinoamerica.com.pe

Suscribirme

Ir arriba