Podium Latinoamérica

No puedes dejar de el vecino’ en su segunda temporada en Netflix

por podium

El vecino conquistó a los espectadores de Netflix con una premisa muy sencilla: en un mundo copado por las películas y series de superhéroes, ¿qué pasaría si uno de ellos fuera español, millennial y precario? Para desarrollar la idea contrató a Quim Gutiérrez, como protagonista, le dio un guion descacharrante, entre los realista y los absurdo, y el resultado gustó más de lo esperado. También influyó entonces que junto a él había toda una suerte de personajes secundarios con los que cualquier treintañero se podía identificar –interpretados por Clara Lago, Adrián Pino y Catalina Sopelana– y un perro que solo se podía mover con la ayuda de un carrito, Perruedines. La dirección de cineastas con estilos tan personales como Nacho Vigalondo, Paco Caballero o Ginesta Guindal terminó de redondear una propuesta fresca y eminentemente cañí.

Ahora, tan solo un año y medio después del estreno de su primera temporada, llega a la plataforma la segunda. Disponibles a partir del 21 de mayo, los nuevos capítulos volverán a contar la historia de Javier (Gutiérrez), ese treintañero desencantado al que todo le sale regular porque es demasiado vago para que las cosas vayan de otra manera. Ahora que se ha destapado ante sus amigos su otra personalidad como Titán, el superhéroe de traje rojo que no intentará salvar a Madrid porque, probablemente, no le apetece, las cosas han cambiado mucho. Quienes ya la han podido ver aseguran que la nueva tanda de episodios es mucho mejor que la primera, aunque será la última pase lo que pase.

El último episodio de la primera temporada terminaba en todo lo alto, mostrando que Lola (Lago) tenía los mismos poderes (o más) que Javier. Y ahí es donde se retomará la historia. Viviendo en apartamentos contiguos, los chicos –Javier y JR el opositor (Pino)– y las chicas –Lola y Julia (Sopelana)– se enfrentarán para ver qué equipo de los dos consigue de verdad vencer al crimen en la ciudad.

A los antiguos conocidos de esta ficción se unen tres personajes nuevos con papeles muy relevantes. Por un lado está Gracia Olayo, habitual de la comedia y la actriz que dará vida a la alcaldesa de este Madrid que se muestra en El vecino y que parece casi un chiste; por otro, Javier Botet se une a la ficción para encarnar a Tucker, un funcionario con la misión de descubrir quién se esconde realmente detrás del traje rojo del protagonista. Además, Fran Perea participa en varios de los capítulos como él, es decir, el cantante y actor Fran Perea. Si cuesta algo de entender es porque el espíritu de esta serie es lo absurdo (y es lo que consigue auténticas carcajadas).

Quizá una de las mejores cualidades de El vecino en su primera temporada era que sus capítulos cortos se veían en un santiamén. Era una de esas series de Netflix que bien merecía un maratón con la salvedad, además, de que dejaba un muy buen sabor de boca. Parece que los responsables tomaron buena nota de ello y la nueva entrega se ve de una manera todavía más natural, sin que de tiempo casi a parar entre episodios. A fin de cuentas, esta última parte tan solo está compuesta por diez episodios de algo menos de 30 minutos de duración, lo que la convierten en uno de esos platos de la plataforma que se degustan en apenas un fin de semana.

Fue publicada originalmente en

Vogue
Por
Alberto Sisí Sánchez

 

 

 

Related Posts

PODIUM LATINOAMÉRICA

Podium Latinoamérica es la revista ícono de la moda internacional y ahora local. Cuya misión es representar una imagen sólida, dinámica e innovadora siendo una plataforma de exportación no solo de moda sino también de arte, turismo y sector textil en el Perú.

Contácto